Nueva Creatura
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas (2 Corintios 5:17).
Dan y Cindy eran un estupendo matrimonio cristiano que estaba preparándose para el ministerio en el campo misionero cuando, de pronto, golpeó la tragedia: Cindy fue violada. Por más que se esforzaba por volver a llevar una vida normal, ella no lograba librarse de los horribles recuerdos y sentimientos de aquella experiencia.

Ellos asistieron a los seis meses de la tragedia a una conferencia en una iglesia, en la cual yo era el orador. Ella me llamó llorando en el transcurso de la conferencia para manifestar.

—Neil, yo sé que Dios puede hacer que todo sea bueno pero ¿cómo va a hacerlo? — ¡Momentito, Cindy! —le contesté, —Dios hará que todo sea bueno pero no hace que algo malo sea bueno. Lo que te pasó es malo. Lo bueno de Dios es mostrarte cómo pasar tus crisis y salir de ellas como mejor persona. —Pero no puedo separarme de aquella experiencia —sollozó la joven señora. —Neil, me violaron y seré victima de eso durante toda mi vida. —No, Cindy —le insistí. —Te sucedió una violación pero eso no cambia quién eres tú ni tampoco tiene que dominarte. Fuiste víctima de una tragedia espantosa, horrenda pero si te consideras víctima de una violación por el resto de tu vida, nunca serás libre. Tú eres hija de Dios. No puedes arreglar el pasado pero puedes librarte de él.

Todos hemos pasado por unas cuantas experiencias traumáticas que nos hirieron dejando cicatrices emocionales. Puede que usted haya crecido con un progenitor abusivo que lo maltrató física, sexual o emocionalmente. Puede que su alma esté abarrotada de un bagaje emocional compuesto de innumerables traumas que parece limitar su madurez y bloquear su libertad en Cristo. Usted debe renunciar a las experiencias y a las mentiras que lo han dominado y perdonar a quienes lo ofendieron.

Usted es, en su calidad de cristiano, primordialmente el producto de la obra de Cristo en la cruz. Literalmente usted es una nueva criatura en Cristo. Su viejo hombre se fue; el nuevo está aquí.

Padre, te agradezco por hacer que todo sea bueno en mi vida, incluso los efectos de los ataques malos destinados a dañarme y destruirme.
 

Comments are closed.