Junio 24, 2014. El Surgimiento de la Nueva Era

Desde el día de Pentecostés, todos los creyentes han recibido el Espíritu Santo. La persecución en Jerusalén provocó que el evangelio se extendiera a las regiones circundantes. Los creyentes en Samaria tenían un evangelio incompleto, que los apóstoles administraron gentilmente en su totalidad (ver Hechos 8:14-17), y también ellos recibieron el Espíritu Santo. Los discípulos de Jesús estaban realizando milagros, y los espíritus malinos salían de muchos (ver Hechos 8:7).

Al mismo tiempo, en Samaria, un hombre llamado Simón asombraba a las personas con su brujería. La gente lo llama el “Gran Poder de Dios” (Hecho 8:10), y lo seguían porque los asombraba con su magia. Sin embargo, cuando se enteraron de las buenas nuevas de Felipe, ellos las creyeron. Simón también profesaba creer e incluso fue bautizado (ver Hechos 8:12-13), pero luego trató de ofrecer dinero para tener el mismo poder “mágico” que los discípulos tenían; una práctica que hasta el día de hoy se llama “simonía” (Hechos 18:18-19).

Pedro inmediatamente reprendió a Simón por pensar que podía comprar el don de Dios con dinero. Incitó a Simón a que se arrepintiera, porque se dio cuenta de que Simón estaba lleno de amargura y era prisionero del pecado, lo que indica que probablemente no era un verdadero creyente (ver Hechos 8:20-23). Obviamente, la batalla espiritual continuó después de Pentecostés. La sed de conocimiento y poder todavía atrae a un público incauto a buscar guías falsas. Hay muchos clientes como aquellos en Hechos 16:16-18 que buscaban orientación o guía de una esclava endemoniada, y hay muchos que harán dinero de ellos.

Aunque el espiritismo y diversas sectas y prácticas ocultistas han estado presentes en la cultura norteamericana desde sus inicios, el movimiento de la Nueva Era ha recibido una participación mucho más amplia. A través de las enseñanzas de la Nueva Era, el humanismo materialista da paso a un nuevo entendimiento espiritual: “Usted no necesita a Dios; usted es Dios. Usted no tiene que arrepentirse de sus pecados y depender de Dios para salvarse. Sólo tiene que ser iluminado. Así que apague su mente y sintonícese con la gran unidad cósmica a través de alguna convergencia mística armónica”. El mensaje de la Nueva Era es la mentira más antigua de Satanás. “Seréis como Dios” (Génesis 3:5). Los practicantes de la Nueva Era cambian los nombres de “médium” a “canalizador”, “demonio” a “guía espiritual”, y un público incauto lo cree y gasta grandes cantidades de dinero en ello.

Los “rameras” del movimiento de la Nueva Era pueden muy bien representar la religión misteriosa de Babilonia. “Con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación” (Apocalipsis 17:2). Todos los países del mundo han abierto sus puertas a la investigación paranormal y psíquica. Lo que los gobernantes de los países del mundo no saben es que han abrazado la religión del Anticristo, que está disfrazado bajo la apariencia de ciencia. No tienen idea de que están echándose en manos de Satanás.

Estos reyes son como Jesurún (un nombre poético para Israel): “Jesurún engordó y tiró coces…abandonó al Dios que lo hizo, y menospreció la Roca de su salvación… Sacrificaron a los demonios, y no a Dios; a dioses que no habían conocido, a nuevos dioses venidos de cerca, que no habían temido vuestros padres. De la Roca que te creó te olvidaste; te has olvidado de Dios tu creador” (Deuteronomio 32:15,17-18).

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 23, 2014. Muerte Espiritual

Saúl había pecado, provocando que Dios se apartara de él. Después de mucha insistencia por parte de Samuel, Saúl hizo un intento a medias de arrepentirse, pero no fue completo (1 Samuel 15:24-31). “El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová” (1 Samuel 16:14). Bajo el Antiguo Pacto, la presencia del Espíritu Santo se daba temporalmente, al igual que las bendiciones de Dios eran condicionales. Bajo el Nuevo Pacto, el Espíritu Santo viene a morar en los creyentes, y Dios dice que Él nunca nos dejará ni nos abandonará.

El espíritu maligno no era de Dios, pero fue enviado por Dios. Dios reina sobre todo, y Él puede usar a Satanás y sus emisarios como un medio para disciplinar a su pueblo, como lo hizo con Saúl. También utilizó a la nación impía de Asiria para disciplinar a Su pueblo (ver Isaías 10:5-6). Incluso a la Iglesia se le aconseja entregar a las personas muy inmorales a Satanás para la destrucción de su carne para que sus almas se salven (ver 1 Corintios 5:5).

Después de que murió Samuel, Saúl buscó la orientación de un médium. Saúl había limpiado previamente a la nación de médiums y espiritistas (ver 1 Samuel 28:9), pero ahora estaba visitando a la adivina de Endor. Presentándose a la bruja, disfrazado, Saúl la convenció de que llamara a Samuel (ver 1 Samuel 28:11-19). Sin embargo, el plan resultó contraproducente cuando Dios permitió que el propio Samuel volviera, lo cual aterrorizó a la médium. Samuel predijo la inminente captura de Israel por los filisteos y la muerte de Saúl y su hijo (ver 1 Samuel 28:19).

Dios prohíbe expresamente la práctica de la nigromancia, que es un intento de traer a los espíritus de los muertos (ver Isaías 8:19-20). La historia del hombre rico y Lázaro enseña la imposibilidad actual de la comunicación con los muertos (ver Lucas 16:19-31). Cuando un psicólogo secular afirma haber retrocedido a un cliente de vuelta a un estado anterior de existencia a través de la hipnosis, no lo crea. Cuando un psíquico afirma que se ha puesto en contacto con los muertos, no lo crea. Cuando un médium de la Nueva Era pretende canalizar a una persona del pasado al presente, dese cuenta de que no es nada más que un espíritu demoníaco o el trabajo fraudulento de un estafador.

Una vez, una señora estaba yendo a través de los Pasos hacia la Libertad, cuando de repente se asustó. Cuando el facilitador le preguntó lo que estaba oyendo o viendo, ella dijo: “¿Quiere decir que no ve a mi padre de pie ahí?” El facilitador no se molestó en mirar, porque sabía que no iba a ver nada. En vez de ello, le preguntó: “Hábleme de su padre”. Ella dijo: “Yo soy responsable por mi padre”. Por supuesto que no era cierto, pero eso era lo que su padre, que era mormón, le había sido inculcado. Cuando reanudaron los pasos nuevamente, tuvo otra aparición, su abuela, quien había metido a la familia al mormonismo. La mujer quedó libre cuando ella renunció a las prácticas y las creencias mormonas.

Los médiums tienen que llegar a un estado pasivo de la mente con el fin de canalizar a los espíritus, que es lo más peligroso que uno puede hacer espiritualmente. Dios nunca pasa por alto nuestra mente; trabaja a través de ella. La hipnosis también pasa por alto el uso consciente de la mente y no es una práctica en la que los cristianos debemos participar. “Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar” (1 Corintios 14:20).

Dr.Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 20, 2014. Conocimiento Esotérico

El ansia por el conocimiento esotérico o conocimiento “superior” ha llevado a muchos a buscar a los médiums y espiritistas, lo cual Dios prohíbe terminantemente. “No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios” (Levítico 19:31). Dios no nos restringe de tener el conocimiento que necesitamos; Él se ha dado a conocer a sí mismo y Sus caminos, para que podamos vivir una vida productiva. Tristemente, algunas personas no quieren tomarse el tiempo para buscar a Dios y estudiar Su Palabra.

Isaías escribió: “Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:19-20). No se sabe mucho acerca de los términos bíblicos “médium” y “espiritista”. Porque “médium” (tomado de ob, que significa “bruja” o “nigromante”) es femenino y “espiritista” (tomado de oni Yidd, de la raíz “saber”) es masculino, algunos estudiosos creen que son las contrapartes masculinas y femeninas de la misma función, que consiste en ofrecer orientación o guía falsa.

El Señor no toma a la ligera a los que dan orientación falsa o a los que la buscan. “Y la persona que atendiere a encantadores o adivinos, para prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y la cortaré de entre su pueblo” (Levítico 20:6). Dios toma una postura aún más dura contra los que guían a su pueblo por mal camino: “Y el hombre o la mujer que evocare espíritus de muertos o se entregare a la adivinación, ha de morir; serán apedreados; su sangre será sobre ellos” (Levítico 20:27).

Hoy en día ya no apedreamos a los médiums porque ya no vivimos bajo la ley teocrática del Antiguo Testamento, ahora estamos bajo el Nuevo Pacto de Cristo. Sin embargo, nuestra cultura tiende a convertirlos en celebridades, los pone en programas de entrevistas en la televisión y, los presentan para ofrecer entretenimiento. Los programas de televisión nocturna están llenos de comerciales con líneas psíquicas directas que prometen guía divina y ayuda espiritual. Muchas personas, incluyendo cristianos incautos, han buscado su falsa orientación y cayeron en esclavitud espiritual. Dios no desea que tal falsa orientación contamine a la Iglesia, así que los quita. ¡Esto no es lo que usted quiere!

Algunos cristianos jóvenes participan ingenuamente en lo que piensan que son sólo juegos de salón inofensivos. Así que le hacen preguntas a la Bola 8 Mágica o juegan con la Tabla Ouija, pero este tipo de juegos no son inofensivos. Una madre y su hija asistieron a una conferencia de Discipulado en Consejería y la madre dijo que en el camino a casa, “No creo que la gente de nuestra iglesia tenga este tipo de problemas espirituales”. La hija respondió: “Mamá, cuando hice la pijamada en nuestra casa para mi cumpleaños, estábamos arriba tratando de tener una sesión espiritista. Desde entonces he estado escuchando una voz en mi cabeza”.

Para resolver los conflictos espirituales que surgen de guías falsas, es necesario renunciar a toda participación y asociación con falsos maestros, falsos profetas, y a toda participación en sectas y prácticas ocultistas. Esto incluye todos los pactos o promesas hechas a cualquier persona o cualquier cosa que no sea Cristo. La necesidad de hacer esto también aplica a los hijos y nietos cuyos antepasados participaron en cualquier tipo de idolatría o guías falsas (ver Éxodo 20:4-5). Pablo dice: “Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios” (2 Corintios 4:2).

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 19, 2014. Cristianismo Falsificado

La sed de conocimiento y poder ha seducido a los ingenuos y a los que no tienen discernimiento, desde los albores de la historia. Hay más personas a las que les leen las palmas de sus manos, las hojas de té, el fondo del café, o que leen la columna del horóscopo en el periódico, que las que leen la Biblia. La gente quiere saber el futuro, por diversas razones, pero los más astutos saben que el conocimiento es poder.

Imagínese el poder que tendría si tuviera “precognición”, que supiera de los acontecimientos antes de que sucedieran. Usted podría convertirse en multimillonario sólo apostando en el hipódromo o volverse políticamente poderoso al predecir con exactitud los acontecimientos futuros. Para poder predecir con exactitud los acontecimientos futuros, necesitaría el poder y los medios para organizarlos. Dios puede hacer eso porque Él es omnipotente y omnisciente, por lo que las predicciones de los profetas verdaderos siempre se cumplen.

Satanás tiene una capacidad limitada para determinar el futuro al manipular a las personas que prestan atención a sus espíritus engañadores. Todo lo que hace es una falsificación del cristianismo. La precognición es una falsificación de la profecía. La clarividencia, que es el poder de ver lo que los cinco sentidos normales no pueden ver, es una falsificación de la revelación divina. La telepatía, que es la capacidad de comunicarse de una mente a otra por medios extrasensoriales, es una falsificación de la oración. La psicoquinesia, que es la manipulación de la materia física sin el uso de medios físicos, es una falsificación de los milagros de Dios. Los guías espirituales, o los espíritus engañadores, son falsificaciones de la guía divina. ¿Por qué la gente va a querer un guía espiritual si pueden tener al Espíritu Santo como su guía?

Estos anhelos finitos de lo infinito sólo pueden ser satisfechos por el conocimiento y el poder que vienen de una relación íntima con Dios. Satanás trata de hacer pasar sus falsificaciones como lo verdadero. Satanás tendrá alguna influencia en nuestras vidas si nos puede atraer al engañoso mundo del conocimiento y poder psíquico. Las palabras de advertencia de Moisés en Deuteronomio 18:9-12 son tan viables hoy como lo fueron para los israelitas bajo su liderazgo: “Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien… practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas”.

Vivimos en un Canaán contemporáneo en el que es socialmente aceptable consultar a espiritistas, médiums, los que leen la palma de la mano, consejeros psíquicos y horóscopos para encontrar orientación y conocimiento esotérico. Debido a que Satanás tiene la capacidad de engañar a todo el mundo, es posible que él instrumente eventos futuros, pero nunca de manera perfecta. Sólo Dios puede profetizar algo y garantizar que se hará realidad. Esta es una manera en que podemos saber si un profeta es verdadero o falso. “Si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta” (Deuteronomio 18:22).

Todos los falsos profetas, consejeros psíquicos y médiums espirituales tienen un conocimiento sobrehumano, pero la están recibiendo de un falsificador. Sin embargo, debido a que parecen saber más de lo que es humanamente posible, un público incauto les presta atención y son engañados.

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 18, 2014. Sueños y Pesadillas

Una madre visitó a su hija en el campo misionero y se enfermó de malaria. Su temperatura corporal se elevó a más de 40.5 grados centígrados, y comenzó a alucinar. De regreso en los Estados asistió a una conferencia de Discipulado en Consejería y preguntó si sus alucinaciones eran demoníacas. “¿Qué estaba alucinando?” Le preguntaron. La mujer respondió: “Con el pato Donald, Pluto y Mickey Mouse.” La mujer había pasado dos días en Disneylandia antes de su viaje a Asia.

Lo que esta mujer experimentó fue un proceso natural similar al de los sueños. Cuando nos vamos a dormir en la noche, nuestro cerebro sigue funcionando y tiene acceso a la información almacenada. Los sueños normales que experimentamos mientras dormimos, por lo general consisten en personas que conocemos y lugares en los que hemos estado. La historia puede ser bastante creativa, pero los participantes y los lugares ya se han almacenado en nuestra memoria. Si un niño ve una película de terror en la tarde y tiene una pesadilla esa noche, lo más probable es que la pesadilla incluya a los personajes de la película. Si entra basura, entonces sale basura.

Por otro lado, los sueños de terror con imágenes grotescas y figuras demoníacas que nunca hemos visto en el ámbito natural no pueden venir de lo que tenemos almacenado en la memoria. También, es muy poco probable que nuestros cerebros crean espontáneamente tales imágenes en contra de nuestra voluntad. Cuando las personas informan de tales terrores nocturnos, entonces necesitan ser guiados a través de los Pasos Hacia la Libertad en Cristo. Los terrores nocturnos terminan cuando se someten a Dios a través de un arrepentimiento genuino y resisten al diablo (ver Santiago 4:7).

Los sueños de origen espiritual también pueden ser de Dios, como en el caso de Nabucodonosor. Sin embargo, en tales casos, los sueños siempre serán verdaderos y darán lugar a un sano temor de Dios, y no un temor debilitante que excluya la fe en Dios. Por lo tanto, antes de poner demasiada importancia en el contenido de los sueños, considere las palabras de Jeremías: “El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?” (Jeremías 23:28).

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 17, 2014. ¿Enfermedad Mental?

Dios previno a Nabucodonosor en un sueño y Daniel le animó a arrepentirse (ver Daniel 4:5-27), pero 12 meses más tarde, estaba tan orgulloso como siempre (Ver Daniel 4:28-30). Finalmente, levantó los ojos al cielo, y su cordura fue restaurada (ver Daniel 4:34). ¿Tenía una enfermedad mental? Los que se ocupan de la salud mental hoy en día concluirían que sí, porque dicen que una persona está mentalmente sana si está en contacto con la realidad y está relativamente libre de ansiedad. Basándose en las definiciones y estándares seculares, cualquier persona que experimenta una batalla espiritual por su mente no cumpliría ninguna de las dos condiciones.

¿Qué pensaría alguien que se ocupa de la salud mental en lo secular si sus clientes le dicen que oyen voces o ven cosas que los asustan, pero el consejero no puede ver ni oír nada? Concluirían que sus clientes están fuera de contacto con la realidad. En realidad, los que se ocupan de la salud mental pueden ser los que estén fuera de contacto con la realidad. La realidad suprema es Dios, y lo que sus clientes están viendo y oyendo es muy real, aunque no visto y oído a través de sus sentidos naturales.

En el ámbito natural no podemos oír físicamente nada a menos que haya una fuente de sonido que emita una señal audible a través del aire a nuestros tímpanos. Los tímpanos pasan las señales a nuestro cerebro. De la misma manera, no podemos ver físicamente nada a menos que haya una fuente de luz que envíe un rayo de luz que se refleje en un objeto material y de ahí a nuestro nervio óptico, el cual envía una señal al cerebro. No hay una fuente física de luz y sonido en el ámbito espiritual, “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne” (Efesios 6:12). La batalla está en la mente. Por lo tanto, un ataque espiritual que se “ve” o “escucha” por una sola persona probablemente no será visto ni oído por otra persona en ese mismo lugar.

La batalla por la mente está desgarrando a las familias. Un niño llora en la noche, “¡Mamá, hay algo en mi habitación!” La mayoría de los padres ven debajo de la cama y en el armario y dicen: “Cariño, no hay nada aquí. Vuélvete a dormir”. Si usted viera algo en su habitación, ¿volvería a dormirse? O una madre llega a casa del hospital con su tercer hijo. Los niños se están peleando, sus electrólitos están bajos de nivel, y de repente tiene un pensamiento: ¡Quisiera matar a los niños! ¿Con quién va a compartir ese pensamiento? ¿Con su marido? “¡Cariño, he tenido pensamientos acerca de matar a los niños!” Cuando la gente tiene este tipo de pensamientos, por lo general no matan a sus hijos, pero en muy raras ocasiones algunos lo han hecho. La mayoría se disgustan consigo mismos por siquiera pensar tales cosas.

Tales batallas por la mente están sucediendo en todas las iglesias. Entonces, ¿por qué no sabemos más acerca de esta batalla espiritual? En primer lugar, porque no podemos leernos la mente unos a otros, así que no tenemos idea con lo que luchan las otras personas, a menos que tengan el valor de decirnos. En segundo lugar, porque pocas personas están dispuestas a revelar lo que está pasando dentro de sus mentes. Si alguna persona tuviera el valor de compartirlo, y los otros no lo toman en serio, nadie más volverá a compartir nada de nuevo. En tercer lugar, porque algunos temen estar perdiendo la razón, y no quieren que otros piensen que sí. En cuarto lugar, porque algunos se avergüenzan de los pensamientos que están teniendo, porque pueden ser vulgares, sensuales o simplemente malévolos. Todo este caos, y son sólo mentiras.

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 16, 2014. Espíritus Engañadores

Pablo, después de hablar de la Iglesia del Dios vivo, columna y baluarte de la verdad, hace un paréntesis sobre la histórica visita de Jesús sobre la tierra (ver 1 Timoteo 3:16). Entonces dice: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1).

El paréntesis de Pablo en 1 Timoteo 3:16 era para llamar la atención sobre Cristo, que es la principal obra del Espíritu Santo (ver Juan 16:14). Los cristianos creemos profundamente en el ministerio del Espíritu Santo. Si no hubiera Espíritu Santo, no habría vida, ni poder para vivir, ni dones, ni guía, ni ninguna garantía, ni Iglesia. Sin embargo, tenemos que estar centrados en Cristo, no centrados en el Espíritu. Necesitamos basarnos en la verdad, no basarnos en las experiencias.

“El Espíritu” está en contraste con los “espíritus engañadores”. Hay un solo Espíritu Santo, pero hay muchos espíritus engañadores que son demonios o espíritus malignos. Pablo no nos está hablando por medio de parábolas, o por señales y prodigios; está diciendo claramente que viene una apostasía en los postreros días. En cuanto a los tiempos del fin, Jesús dijo: “Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes” (Mateo 24:24-25, ver también 2 Pedro 2:1-12).

Los psiquiatras, psicólogos, orientadores, trabajadores sociales y pastores trabajan rutinariamente con personas que están luchando con sus pensamientos, que están teniendo dificultad para concentrarse, o que están escuchando voces. Muchos no pueden leer sus Biblias o concentrarse cuando oran o adoran a Dios. Las voces suelen ser condenatorias o blasfemas. Tales voces y pensamientos no se pueden explicar completamente como una condición neurológica o un desequilibrio químico.

¿Cómo puede una sustancia química producir una personalidad o crear un pensamiento contrario a cómo pensamos? ¿Habrá una explicación natural para ello? ¿Por qué no creer lo que la Biblia enseña y luego tomar las medidas adecuadas para corregir el problema? Si los pensamientos de condenación, mentirosos y blasfemos se van después de que nos sometemos a Dios y resistimos al diablo (véase Santiago 4:7), entonces el origen de los pensamientos no es natural ni neurológica. Los creyentes de todo el mundo han encontrado alivio de tales pensamientos opresivos a través del arrepentimiento genuino (ver los Pasos Hacia la Libertad en Cristo). La paz de Dios ahora está guardando sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús (Filipenses 4:7).

Las doctrinas de demonios vendrán “por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia” (1 Timoteo 4:2). Profesan creer una cosa, pero viven de otra manera. No tienen conciencia. Son gnósticos modernos que promueven una forma de vida ascética (ver Colosenses 2:16-23). Su mensaje es la abstinencia de cosas como el matrimonio y la comida, pero Pablo se opone diciendo: “Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias” (1 Timoteo 4:4).

La comida es el “enemigo” para los que luchan con trastornos de alimentación. ¿Por qué defecan, se dan atracones y se purgan, e incluso se cortan a sí mismos? Porque creen que hay algo malo que está presente dentro de ellos (ver Romanos 7:21), pero sus esfuerzos para librarse de ese mal son infructuosos. Sólo la sangre derramada del Señor Jesucristo puede limpiarnos del pecado. Todo es engaño, y sólo la verdad puede hacerlos libres.

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 13, 2014. Ser Extraviados

Pablo había descubierto que falsos profetas habían invadido la iglesia de Corinto. Le preocupaba que la comparación de su propio ministerio con el de los falsos profetas, pudiera aparecer como jactancia tonta. Sin embargo, expresó su preocupación principal en el versículo 3: “Pero me temo que así como Eva fue engañada por la astucia de la serpiente, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo” (2 Corintios 11:3).

La base de la preocupación de Pablo era que estos falsos profetas en la iglesia estaban hablando del mismo Jesús histórico, pero lo predicaban de una forma diferente. Escribió: “Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (2 Corintios 11:4).

La cristología es la principal doctrina que separa al cristianismo de las sectas. El cristianismo ortodoxo afirma que Jesús es el Hijo de Dios, la segunda Persona de la Trinidad, el Mesías prometido, quien fue una Persona con dos naturalezas (completamente Dios y completamente hombre). Jesús dijo: “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24).

Creer en el Jesús erróneo es recibir un espíritu diferente. Si lo que hemos recibido no es el Espíritu Santo, entonces sólo puede ser un espíritu maligno. Los demonios, al igual que su líder, pueden disfrazarse como ángeles de luz. Estos espíritus guías rara vez revelan su verdadera naturaleza, mientras continuemos creyendo sus mentiras. Estos demonios operan detrás de las sectas, las cuales hacen el trabajo de Satanás, mientras los líderes de la secta se disfrazan como ministros de justicia. En consecuencia, muchos miembros de la secta parecen vivir vidas rectas. Sus creencias son típicamente legalistas y su liderazgo extremadamente autoritario.

Si usted tiene al Jesús equivocado y al espíritu equivocado, tendrá el evangelio equivocado. Si Jesús no es quien dijo ser, entonces Su sacrificio no es eficaz. Su muerte sacrificial no sería diferente del sacrificio de toros y machos cabríos, que no quitan el pecado (ver Hebreos 10:4). Un evangelio erróneo no es el evangelio de la gracia, sino un falso evangelio de obras. Si creemos que Jesús no murió por los pecados de la humanidad, como enseñan algunas sectas, entonces podemos creer que debemos hacer buenas obras o servicios religiosos con el fin de recibir perdón y la vida eterna.

En el otro extremo, las filosofías de la Nueva Era ven a Jesús como el psíquico maestro. Los de la Nueva Era creen que Él tenía “poder espiritual” para ver y escuchar cosas que otros no podían, y ellos mismos buscan ese poder e iluminación a través de médiums y espíritus guías. Los practicantes de la Nueva Era dicen que no necesitamos un Mesías que muera por nuestro pecado, sólo tenemos que ser iluminados con la verdad de que somos dioses. Han creído la mentira original que Satanás le dijo a Eva. En Juan 7, cuando Jesús enseñaba en el atrio del templo, y reveló lo que había en el corazón del pueblo, la multitud respondió: “Demonio tienes” (Juan 7:20). Sabían que lo que dijo era cierto, pero creyeron que Él estaba obteniendo su información de los demonios, al igual que los psíquicos de hoy en día.

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 12, 2014. Las “Maquinaciones” de Satanás

En blogs anteriores hemos explorado cómo se desarrollan las fortalezas mentales, los patrones en la carne y los mecanismos de defensa en nuestra mente antes de venir a Cristo. Ahora vamos a considerar la segunda parte de 2 Corintios 10:5: “y llevando cautivo todo pensamiento [noema] a la obediencia a Cristo”. El verbo está en tiempo presente. En cierto sentido, no hace ninguna diferencia si los pensamientos vienen de la carne, del mundo, o del padre de mentira. Examinamos cada pensamiento, y si no es verdad, no lo continuamos pensando, y, ciertamente, no lo creemos.

La palabra noema sólo se usa cerca de seis veces en la Escritura, de las cuales cinco se encuentran en esta epístola. Se ha traducido como “pensamiento”, “mente”, “entendimiento” y “maquinaciones”. El modo en que se usa la palabra revela y ayuda a aclarar lo que significa. Pablo escribió acerca de la necesidad de perdonar, “Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones [noema]” (2 Corintios 2:10-11). No seremos capaces de poner en libertad a los cautivos o sanar a los heridos sin ayudarlos a perdonar a otros como Cristo los ha perdonado. Satanás se aprovechará de su amargura. Se nos advierte a no dejar que una raíz de amargura brote causando problemas y contaminando a muchos (Hebreos 12:15). Las heridas que no se curan se transmiten a otros.

En cuanto a la salvación, Pablo escribió: “el dios de este siglo [Satanás] cegó el entendimiento [noema] de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4; ver también 2 Corintio 3:14, en la que “entendimiento” es también noema). Las personas que viven conforme a la ley y no pueden ver su necesidad de Cristo, sus mentes han sido cegadas por Satanás. Entenderíamos la necesidad de orar y oraríamos de manera diferente si entendiéramos cómo Satanás ciega las mentes o los pensamientos de los incrédulos. El evangelismo fue más eficaz en la Iglesia Primitiva cuando entendieron cómo hacer libres a las personas de las influencias demoníacas. Ser capaz de hacerlo, se convirtió en una prueba de justicia y ortodoxia.

Del quinto uso de noema en esta epístola, Pablo escribió: “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos [noema] sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo” (2 Corintios 11: 3). Satanás engañó a Eva, y ella creyó sus mentiras. Hay la tentación de pensar que si somos buenas personas, tal engaño no puede sucedernos, pero Eva no tenía pecado en el momento en que fue engañada. Las buenas personas pueden ser engañadas. Note el contexto espiritual cada vez que Pablo usa la palabra noema en 2 Corintios.

El uso final de la palabra noema se encuentra en Filipenses 4:6-7: “Por nada estéis afanosos [ser de doble ánimo], sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos [noema] en Cristo Jesús”. Para poder resistir los ataques mentales de Satanás, debemos elegir pensar en “todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8). Entonces debemos poner nuestros rectos pensamientos en práctica “y el Dios de paz estará con vosotros” (Filipenses 4:9).

Dr. Neil
Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Junio 11, 2014. Pensamientos Engañosos

Los cristianos de todo el mundo están luchando con pensamientos de tentación, condenación y burla. ¿De dónde vienen esos pensamientos? ¿ Producimos personalmente esos pensamientos como un medio para torturarnos u odiarnos? ¿Se trata sólo de que nos hablamos a nosotros mismos, o podríamos estar prestando atención a espíritus engañadores, como Pablo advirtió en 1 Timoteo 4:1: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios”?

El hecho de que Satanás es capaz de poner pensamientos en nuestras mentes se enseña claramente en las Escrituras. Está registrado en 1 Crónicas 21:1 que “Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel”. ¿Qué hay de malo en hacer un censo? ¿No debería David conocer la fuerza de su ejército? Este pasaje revela la naturaleza sutil de Satanás y sus estrategias. Satanás sabía que David tenía un corazón entregado a Dios y que no voluntariamente o a sabiendas desafiaría al Señor. La estrategia de Satanás era conseguir que David pusiera su confianza en sus propios recursos en lugar de los recursos de Dios, que es una cuestión importante aún en la actualidad. Joab sabía que estaba mal y trató de detener a David, pero el rey se impuso (ver 1 Crónicas 21:3-4). Miles de personas murieron como resultado del pecado de David.

¿Cómo incitó Satanás a David? ¿Habló audiblemente con él? No, la idea para el censo vino de la mente de David, fue su idea, o por lo menos pensaba que era. Ahí reside el engaño. Los pensamientos engañosos vienen a menudo en “primera persona del singular” de tal manera que pensamos que son nuestros pensamientos. Si conociéramos el verdadero origen de ellos, entonces dejaríamos de estar engañados.

El origen de un “diálogo interno” negativo sin duda podría ser nuestra carne o el mundo, pero ninguno de esos fue el caso de Judas. “Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase” (Juan 13:2). Podemos ser tentados a pensar que esto sólo fue una mala decisión motivada por la carne, pero eso no es lo que dice la Escritura. Ser ladrón fue probablemente lo que hizo a Judas vulnerable, pero no explica de dónde provino la idea. Cuando Judas se dio cuenta de que había sido engañado, se quitó la vida (Mateo 27:5).

En los primeros días de la Iglesia, Dios acabó con Ananías y Safira porque retuvieron una parte de sus bienes y permitieron que la comunidad de la Iglesia pensara que habían dado todo (ver Hechos 5:1-2,5-10). La sentencia parece bastante severa para este delito, pero Pedro revela por qué el Señor intervino: “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?” (Hechos 5:3). Dios tuvo que enviar un poderoso mensaje a la iglesia primitiva, porque Él sabía cuál era la verdadera batalla.

Si Satanás y sus demonios pueden engañarnos para que creamos una mentira, entonces pueden ejercer un cierto control sobre nuestras vidas con resultados desastrosos. Cualquier mentira que creamos, independientemente de su origen, tendrá un efecto negativo en cómo vivimos. A quién o a qué nos rendimos, seremos controlados por ello. La palabra “llenó” en Hechos 5:3 es la misma palabra que se usa en Efesios 5:18, donde se nos amonesta a ser “llenos” con el Espíritu Santo. Esta estrategia no es nueva. Eva fue engañada y creyó una mentira.

Dr. Neil

Traducción: Ricardo Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.