Octubre 7, 2014. Séptimo Paso Para Vencer la Depresión

El último paso para vencer la depresión es dejar ir el pasado. Una mujer compartió que su mejor amiga se fue con su marido, diez años atrás. Ella se sintió profundamente herida por esta increíble traición. Ella pensó que su vida había sido arruinada por estos adúlteros, y que no había nada que pudiera hacer al respecto. Por diez años, estuvo llena de amargura y depresión. Los sentimientos de resentimiento y planes de venganza inundaban su mente. Le dije, la veo con un puño extendido hacia el cielo donde Dios la tiene tomada con firmeza. Su otro puño está cogido de su pasado y no está usted dispuesta a dejarlo ir. Usted no está tomada de Dios, pero su Padre celestial la tiene tomada a usted, su amada hija. ¿No es tiempo de dejar ir su pasado? Sólo se hace daño a usted misma. Al final de la conferencia ella fue a través de los “Pasos Hacia la Libertad en Cristo”, y lo dejó ir. A la mañana siguiente, ella cantaba en el coro con un rostro que reflejaba a una hija de Dios liberada.

Una vez sostuve… cenizas, en mi puño firmemente cerrado. Las cenizas de una quemadura hecha en mi cuerpo, cuando tenía diez años de edad. Cenizas que no pedí. Cicatriz que fui obligado a llevar. Y durante diecisiete años, el fuego ardía. Mantuve mi puño cerrado en secreto, odiando esas cenizas, pero no dispuesto a soltarlas. No estaba seguro si podía. No estaba convencido de que valiera la pena. Estropeando las cosas que tocaba y dejando marcas negras por todas partes… o al menos eso parecía. Traté de corregir todo, pero las marcas estaban siempre allí para recordarme que no podía. Yo realmente no podía. ¡Pero Dios sí podía! Su dulce Espíritu Santo habló a mi corazón una noche en que tenía lágrimas de desesperación. Me susurró, “Quiero darte belleza a cambio de tus ceniza, óleo de gozo a cambio de tu lamento y manto de alabanza a cambio de tu espíritu angustiado”. Nunca había oído hablar de un intercambio como este: ¿Belleza? ¿Belleza a cambio de cenizas? ¿Mi tristemente manchada memoria a cambio la sanidad que hay en Su Palabra? ¿Mis manchados sueños a cambio de Sus cantos en la noche? ¿Mis indefensas y heridas emociones a cambio de Su constante paz?

¿Cómo podría yo ser tan necio como para rechazar una oferta como esta? Así que, de buena gana, pero en cámara lenta y sí, en medio de llantos, abrí los cerrados dedos y dejé caer las cenizas al suelo. En silencio, oí cómo se las llevaba el viento. Lejos de mí… para siempre. Ahora puedo poner mis manos abiertas suavemente alrededor del puño de otra alma herida y decirle con confianza: “Déjalas ir. Realmente hay belleza más allá de tu comprensión. Adelante, confía en Él. Su belleza a cambio de tus cenizas”. Autor Desconocido.

Queridos lectores del blog y amigos de Facebook;

Voy a suspender temporalmente la escritura de mi blog hasta que pase lo de mi esposa. Gracias por permitirme compartir mi vida con ustedes.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Octubre 6, 2014. Superando las Pérdidas. Tercera Parte

5. Facilite el proceso de duelo

La respuesta natural a cualquier crisis es primero negar que realmente está sucediendo, luego enojarse de que sucedió, luego tratar de cambiar la situación negociando con Dios u otras personas. Cuando esto no funciona, entonces nos sentimos deprimidos. No se puede pasar por alto el proceso de duelo, pero usted lo puede acortar al permitirse sentir todo el peso de la pérdida. El hecho de que ciertas pérdidas nos deprimen es una realidad. Duele perder algo que tiene valor para nosotros. Usted no puede procesar completamente su pérdida hasta que sienta todo su peso. Esto es probablemente lo que Jesús tenía en mente cuando dijo: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación” (Mateo 5:4).

6. Enfrente la realidad de la pérdida

Sólo hasta después de haber enfrentado el impacto completo, está usted listo para hacer frente a la realidad de la pérdida. Este es el momento crítico. ¿Vamos a renunciar a la vida, sucumbir a la depresión y el abandono, o vamos a aceptar lo que no podemos cambiar y dejar de lado la pérdida? Podemos sentir lástima por nosotros mismos por el resto de nuestras vidas, o podemos decidir vivir con nuestras pérdidas y aprender a cómo seguir adelante de una manera significativa. Una depresión prolongada significa un sobre apego a personas, lugares y cosas que no teníamos el derecho o la capacidad de controlar.

7. Desarrolle una perspectiva bíblica sobre la pérdida

Las pruebas y tribulaciones de la vida tienen el propósito de producir un carácter probado. Sufrimos por causa de la justicia. Potencialmente, podemos atravesar cualquier crisis siendo una persona mejor que la que éramos antes. Las pérdidas son inevitables y no tienen el propósito de destruirnos, sino que ponen de manifiesto lo que somos (o lo que creemos que somos). Algunas personas han descubierto o profundizado la conciencia de quiénes son en Cristo como resultado directo de las pérdidas. Cada pérdida subsecuente sólo profundiza esa realidad, perfecciona nuestro carácter, y nos prepara para un ministerio aún mayor. Todos seremos víctimas de pérdidas y abusos. Podemos ahogarnos en nuestra propia pena, culpar a los demás, afirmar que la vida no es justa, y permanecer deprimidos el resto de nuestras vidas. Si seguimos siendo víctimas es nuestra elección. “Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal” (2 Corintios 4:11).

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Octubre 3, 2014. Superando las Pérdidas. Segunda Parte

4. Convierta las pérdidas imaginarias y amenazantes en pérdidas reales.

Las pérdidas imaginarias son distorsiones de la realidad. Se basan en sospechas o mentiras que hemos creído, o en suposiciones que hemos hecho. A la mente no le gustan los vacíos, y hace suposiciones cuando no conocemos los hechos. Rara vez la mente supone lo mejor. No siempre actuamos de acuerdo con nuestras suposiciones, pero si lo hacemos seremos contados entre los necios, porque a través de la presunción no viene nada más que contienda (Proverbios 13:10). La gente rumia diversas posibilidades y consecuencias en sus mentes hasta que están deprimidos. La respuesta está en verificar estas hipótesis y luego seguir el consejo de Pedro: “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:7,8).

Las pérdidas amenazantes tienen el potencial para convertirse en pérdidas reales. Éstas incluyen cosas tales como la posibilidad de un despido del trabajo, o de un cónyuge que amenaza con dejarlo(a). Estas amenazas pueden precipitar una depresión. A mí me resulta útil pensar en cual podría ser el peor de los escenarios y luego me hago la pregunta, “¿Puedo vivir con eso?”. La respuesta es siempre: “Sí”. De hecho, está procesando la amenaza en su mente como una pérdida real. La amenaza ya no tiene ningún poder sobre usted, y de esa manera, usted no está dejando que ninguna persona o evento determinen quién es usted, o impidiéndole ser la persona que Dios quiere que sea. Así que cuando alguien lo amenace, responda de la manera en que Pedro aconseja (1 Pedro 3:13-17):

¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.

Estos son problemas de crecimiento, no problemas terminales si usted entiende la vida desde una perspectiva eterna. Buzz Aldrin, el segundo hombre en caminar sobre la luna, dijo: “Mi depresión me obligó, a la edad de cuarenta y cinco a detenerme y, por primera vez en mi vida, examinar mi vida”.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Octubre 2, 2014. Sexto Paso Para Vencer la Depresión. Primera parte

El sexto paso para vencer la depresión es procesar las pérdidas. Una pérdida puede ser real, amenazante o imaginaria, la cual a menudo es un pensamiento negativo o mentira que se cree. Cualquiera de ellas puede provocar una depresión. La manera como respondamos a una pérdida o crisis va a determinar qué tan rápido nos recuperamos. Los siguientes pasos le ayudarán a superar sus pérdidas:

1. Identifique cada pérdida.

Las pérdidas concretas son más fáciles de reconocer que las pérdidas abstractas. Cambiar de trabajo y cambiarse de casa pueden provocar depresión a pesar de que podrían mejorar su condición social y situación económica. El cambio puede significar la pérdida de amigos, comunidad e iglesia. Tomará algún tiempo hacer nuevas amistades y convertirse en parte de una nueva iglesia. Muchas pérdidas son multifacéticas. Por ejemplo, la pérdida concreta de un trabajo y del salario correspondiente puede estar acompañada por las pérdidas abstractas de la autoestima, el sentido de valía, y las relaciones con compañeros. Las personas no reaccionan de la misma a las pérdidas debido a que tienen diferentes valores y diferentes niveles de madurez. Con el fin de ir más allá de la negación y al proceso de duelo, hay que entender qué es lo que usted está perdiendo o que fue lo que ya perdió.

2. Separe las pérdidas concretas de las abstractas.

Las pérdidas concretas son tangibles mientras que las pérdidas abstractas se refieren más a metas personales, sueños e ideas. Las pérdidas abstractas se relacionan profundamente con quiénes somos y por qué estamos aquí. Muchas pérdidas concretas, tales como la pérdida de un empleo, están contaminadas con pérdidas abstractas. Usted puede encontrar un nuevo empleo la próxima semana, pero continúa deprimido porque siente el dolor del rechazo y erróneamente cree que es un fracasado. Esa es otra razón por la que es tan importante entender quiénes somos en Cristo y hallar nuestra aceptación, seguridad, e importancia en Él.

3. Separe las pérdidas verdaderas, de las imaginarias, y de las amenazantes.

No se puede procesar una pérdida imaginaria o amenazante de la misma forma en que lo hace con una real o verdadera. En una pérdida real se puede enfrentar la verdad, llorar la pérdida, y hacer los cambios necesarios que permitan seguir viviendo de una manera significativa. Un abogado escuchó el rumor de que su empresa iba a ser demandada por los servicios que él realizó. Pensó: “Estoy arruinado. La empresa se está viniendo abajo y es mi culpa”. Tal manera de pensar lo llevó a una depresión severa con medicamentos antidepresivos. Lo vi un año más tarde y la compañía no fue demandada. Simplemente lo imaginó.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Octubre 1, 2014. Quinto Paso Para Vencer la Depresión

Uno de los principales síntomas de la depresión es el alejarse de las relaciones significativas. Aislarnos y estar a solas con nuestros pensamientos negativos sólo contribuye a la espiral descendente de la depresión. Usted puede sentir como que quiere estar solo, pero hay que estar conectado con Dios y en contacto con las personas adecuadas. Sin lugar a dudas necesitamos a Dios, y nos necesitamos unos a otros. Sin embargo, las asociaciones y relaciones inadecuadas, sólo lo hundirán. “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Corintios 15:33).

La depresión a menudo se precipita por la pérdida de una relación. Cualquiera que haya sufrido de una depresión por estilo de vida, por cualquier periodo de tiempo, probablemente tendrá que perdonar a una o más personas, y necesitará reconciliarse con algunas otras. Jesús dijo: “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23-24). Si usted necesita perdonar a alguien, vaya con Dios, pero si usted ha ofendido o lastimado a otra persona, entonces vaya con esa persona y busque su perdón y haga restitución, si es lo adecuado. No tendrá paz si no lo hace.

Una rana estaba retozando con sus amigas cuando otra rana la frotó de manera equivocada. Apartándose del grupo saltó dentro de una zanja del camino. Dos días después, todavía estaba atrapada en la zanja. Algunas viejas amigas pasaron saltando por allí y la animaron a saltar fuera de la zanja, pero la rana continuó dentro de la zanja. Dos días más tarde, sus amigas la vieron saltando por el pastizal y le preguntaron qué cosa la había hecho cambiar. La rana les dijo: “Pasó un camión, ¡y me tuve que salir de allí!”. A veces necesitamos a alguien o algo que nos sacuda de nuestro letargo.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 30, 2014. Cuarto Paso Para Vencer la Depresión

El cuarto paso para vencer la depresión es hacer cambios de conducta responsables. No somos instantáneamente librados de la depresión por estilo de vida, tenemos que salir de ella. Se necesita tiempo para renovar nuestras mentes, pero no se necesita tiempo para cambiar nuestra conducta, lo cual facilita el proceso de renovación de nuestras mentes, y también afecta positivamente cómo nos sentimos. Cuando Caín y Abel trajeron sus ofrendas, el Señor no estaba complacido con la de Caín. “Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él” (Génesis 4: 5-7). En otras palabras, usted no espera hasta sentirse bien para portarse bien, más bien, portarse bien hará que se vaya sintiendo bien. Si usted espera hasta que tenga ganas de hacer lo correcto, es probable que nunca lo haga. Jesús dijo: “Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis” (Juan 13:17).

Es por eso que algunas intervenciones para tratar la depresión se centran en la conducta. A las personas deprimidas las ayudan a agendar citas y actividades que las sacan de su estado de ánimo negativo. Vaya a trabajar a pesar de que no tenga ganas de salir de la cama. Planee una actividad y apéguese al plan. Haga más ejercicio físico y comprométase a seguir adelante con sus planes. Usted puede sentirse cansado, pero su cuerpo necesita ejercicio. Comience con un programa de ejercicios aeróbicos de bajo impacto o vaya a caminar con amigos y miembros de la familia. Continúe con sus tareas de rutina a pesar de que sienta que no tiene energía. Estas intervenciones o actividades de comportamiento son sólo el comienzo en el desarrollo de un estilo de vida saludable. Si éstas son demasiado difíciles o físicamente imposibles, entonces busque el tipo de ayuda médica que físicamente lo levante.

Deje de vivir para comer y empiece a comer adecuadamente para vivir. Equilibre su dieta con 60 por ciento de buenos carbohidratos, 30 por ciento de proteínas, y 10 por ciento de grasas saludables. Evite los azúcares procesados, y el jarabe de maíz de alta fructosa. Tome un multivitamínico y asegúrese de que incluya vitamina D y las vitaminas del complejo B, especialmente B-12. Las vitaminas del complejo B ayudan a las glándulas suprarrenales a manejar el estrés.

Hay ciertos comportamientos negativos que sólo contribuyen a la depresión. Ahogar sus penas con drogas y alcohol está en la parte superior de esta lista destructiva. Aunque esto puede traer alivio temporal, sólo contribuirá aún más a la depresión.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.