Septiembre 23, 2014. Depresión Demoníaca

De un amigo por Facebook:

Le escribo en relación a su seminario en Minnesota. El día en que iba a comenzar, yo iba a ser internado en un hospital por quinta vez por depresión maníaca. Había estado luchando con esto durante casi dos años. Había visto a varios médicos y probado casi todos los medicamentos que se les ocurrían. También tuve tratamientos con choques eléctricos. Intenté suicidarme dos veces. Incapaz de trabajar por más tiempo, pasaba la mayor parte de mis días en la planta baja deseando estar muerto o planeando mi próximo intento. Además, era un buen lugar para protegerme de las personas y del mundo a mi alrededor. Tenía un historial de auto-abuso. Había pasado 30 y tantos años en la cárcel o en prisiones. Era drogadicto y alcohólico. Había estado bajo tratamiento de drogas y alcohol 28 veces.

Me hice cristiano hace varios años, pero siempre viví una vida de derrota. Ahora volvía al hospital para probar nuevos medicamentos o más tratamientos de choque eléctrico. Mi mujer y mis amigos me convencieron de que su seminario sería mejor para mí. Los del hospital estaban preocupados porque creían que necesitaba la ayuda médica. ¡A medida que pasaban los cuatro días de la conferencia mi cabeza empezó a aclararse! La palabra de Dios me estaba ministrando, a pesar de que había en mí confusión y dolor. Le dije a uno de los servidores que yo estaba en mi último momento. Me consiguió una cita.

La sesión duró siete horas. No dejaron nada sin descubrir. La sesión iba muy bien hasta que tuve que tratar con la amargura y la falta de perdón. Las tres cosas que conducían mi vida eran la baja autoestima, la ira y la amargura, las cuales fueron el resultado de haber sido abusado sexualmente por un sacerdote y el sufrimiento de muchos años por abuso físico y verbal en mi infancia. Honestamente puedo decir que los perdoné y Dios vino y me quitó mi depresión. Mis ojos estaban ahora abiertos a la verdad de Dios. Me sentí más ligero que nunca.

Fui al hospital, pero después de dos días me dijeron que no tenía por qué estar allí. Mis médicos me dijeron que yo era una persona diferente. Nunca habían visto a una persona cambiar tan rápido. Me dijeron: “Lo que sea que esté haciendo, no lo deje de hacer”. He ido creciendo en el Señor día a día. Hay tantas cosas antes de Cristo y después de Cristo que podría seguir para siempre.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 22, 2014. Causas de la Depresión

Martin Seligman, un notable investigador secular de la depresión, reflexionó sobre sus causas:

He pasado los últimos veinte años tratando de entender lo que causa la depresión. Esto es lo que pienso. La depresión bipolar (maníaco-depresivo) es una enfermedad del cuerpo, de origen biológico y controlable por medio de fármacos. También, algunas depresiones unipolares son en parte biológicas, especialmente las más severas. Algunas depresiones unipolares son hereditarias. Si uno de dos gemelos idénticos está deprimido, el otro es un poco más propenso a estar deprimido que si hubieran sido mellizos. Este tipo de depresión unipolar a menudo puede ser controlado con fármacos, aunque no tan exitosamente como con la depresión bipolar, y sus síntomas a menudo se pueden aliviar con terapia electroconvulsiva.

Pero las depresiones unipolares hereditarias son las que menos hay. Esto plantea la pregunta que de dónde provienen el gran número de depresiones que la convierten en una epidemia en este país. Me pregunto si los seres humanos han experimentado cambios físicos en el último siglo que los han hecho más vulnerables a la depresión. Probablemente no. Es muy dudoso que la química de nuestro cerebro o nuestros genes hayan cambiado radicalmente en las dos últimas generaciones. Así que, un incremento de diez veces más casos de depresión no es probable que se explique por causas biológicas.

Sospecho que la epidemia de depresión, tan familiar para todos nosotros, se ubica mejor como psicológica. Mi conjetura es que la mayor parte de las depresiones comienza con problemas para vivir y con las formas específicas de pensar acerca de esos problemas.

En lo general, estoy de acuerdo con Seligman, pero no estoy de acuerdo que todas las depresiones unipolares y bipolares severas sean sólo enfermedades físicas del cuerpo. Ciertamente, puede ser el problema, y los desequilibrios físicos y químicos definitivamente deben ser considerados en los casos graves. Pero he encontrado que muchas depresiones severas tienen definitivamente un componente espiritual que se pasa por alto en el mundo secular y, a menudo en nuestras iglesias.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 19, 2014. Depresión Unipolar

El enfoque para curar médicamente la depresión unipolar ha estado en la producción, preservación y transmisión de neurotransmisores. Algunos de los primeros fármacos antidepresivos eran los Inhibidores de la Mono Amino Oxidasa (IMAO). El propósito de estos medicamentos es bloquear la acción de la Mono Amino Oxidasa, que es una enzima que destruye ciertos neurotransmisores. Los antidepresivos tricíclicos fueron la siguiente generación de antidepresivos. Su propósito es mantener a los neurotransmisores en servicio productivo por más tiempo. En la actualidad, se le ha dado más atención a estimular la producción de neurotransmisores que producen alteraciones del estado de humor, como la serotonina. Los más comunes son los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS), como el Prozac, Zoloft, y Paxil. Algunos otros medicamentos adicionales incluyen Effexor, Remeron, Wellbutrin y Ritalin.

El propósito general de la medicación antidepresiva es lograr que el cerebro funcione normalmente otra vez, para que la mente pueda pensar con claridad. Aunque estoy de acuerdo con ello, tengo dos preocupaciones. ¿Qué fue primero, las circunstancias negativas externas, la mala evaluación mental de la vida, la falta de fe en Dios, o el desequilibrio químico? Es probable que un estado de ánimo deprimido esté acompañado de cambios bioquímicos en el cuerpo, pero decir que un cambió en la bioquímica causó la depresión es tan incompleto como decir que una batería muerta provocó que el coche no arrancara. Deberíamos preguntarnos, “¿qué provocó que fallara la batería?” y, “¿hay alguna otra razón por la que el coche no arrancó?”, “¿tiene gasolina el coche?”, “¿hay un alternador defectuoso o una banda rota?”, “¿se dejaron las luces encendidas?”, “¿está la batería vieja y gastada?”. Se podría reactivar el coche mediante el uso de cables pasa-corriente, lo que sería suficiente si usted recién dejó las luces encendidas, pero un buen mecánico consideraría otras causas para asegurar que el coche continúe circulando.

En segundo lugar, tomar una pastilla para curar su cuerpo es encomiable, pero tomar una pastilla para curar su alma es deplorable. La profesión médica sólo se refiere a la depresión como un problema bioquímico. Yo creo que es principalmente un problema mental y espiritual, lo cual abordaré la próxima semana. Recibí el siguiente testimonio por correo electrónico:

Tengo 27 años de edad y estoy en mi segundo matrimonio. He lidiando con la depresión durante la mayor parte de mi vida. He tomado sobredosis de medicamentos varias veces y fuí hospitalizado el año pasado. Entraba y salía del hospital los siguientes dos meses, pero nunca me sentí mejor. Mi iglesia estaba estudiando Victoria sobre la oscuridad, pero me perdí las primeras clases. Comencé las clases cuando usted hablaba de la batalla por nuestras mentes. De repente me di cuenta de que yo no estaba loco. Siempre he oído “voces”, pero tenía miedo de decirle a alguien. Me reuní con mi pastor para ir por “Los Pasos Hacia la Libertad en Cristo”. Las voces se han ido y soy como una persona nueva. Estoy feliz, verdaderamente feliz, por primera vez.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 18, 2014. Depresión Bipolar

La depresión se clasifica como bipolar y unipolar. Una enfermedad bipolar o maníaco-depresiva tiene dos polos: altos (llamados humores maníacos) y bajos (estados de ánimo depresivos). Una de las expertas más importantes de esta enfermedad, Kay Jamison (quien sufrió de depresión maníaca ella misma) escribió un libro fascinante intitulado Tocado Con Fuego, en el cual revela la delgada línea entre la genialidad y la locura (manía). Algunas de las personas más creativas del mundo lucharon con esta enfermedad. La siguiente es una lista parcial que ella recopiló: Escritores: Hans Christian Andersen, John Bunyan, Samuel Clemens, Ralph Waldo Emerson, *William Faulkner, *Ernest Hemingway, Herman Melville, Robert Louis Stevenson, *Tennessee Williams, *Virginia Wolf. Compositores: George Frederic Handel, *Robert Schumann, Peter Tchaikovsky, Irving Berlin, Noel Coward, Stephen Foster, Cole Porter. Artistas: *Vincent van Gogh, y Miguel Ángel.

Aquellos con un asterisco pasaron tiempo en un asilo u hospital psiquiátrico. Ernest Hemingway, Virginia Wolf, y Vincent van Gogh se suicidaron. En su autobiografía, Una Mente Inquieta, Jamison describe sus increíbles logros durante sus períodos de manía. El tratamiento de su enfermedad con litio le trajo gran alivio, pero también disminuyó su creatividad y productividad. También dijo que tomar la medicina no era suficiente y que necesitaba la objetividad de alguien más para ayudarla ir a través del ciclo depresivo.

La transmisión de un mensaje a través de una célula del cerebro requiere cierto equilibrio entre sodio (positivo) y de iones de cloruro (negativo). El cloruro de sodio (NaCl) es una sal. De manera similar, la electricidad fluye a través del cobre mejor que a través de hierro debido a la composición química de las dos sustancias. En la enfermedad bipolar, el equilibrio y la polaridad de los iones positivos y negativos, es anormal. En una depresión, los iones de sodio aumentan un 50%, y en la manía, aumentan hasta un 200%. El fármaco de elección para la depresión bipolar ha sido el carbonato de litio, que es una sal inerte. Esto reduce el número de iones de sodio y cloruro, lo cual permite que ocurra la transmisión a través de la célula hacia otras neuronas. En tales casos, la medicina es la solución principal, pero he visto a Dios hacer libres a muchas personas que fueron etiquetadas como bipolares, incorrectamente.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 17, 2014. Signos Mentales y Emocionales de la Depresión

Los siguientes son algunos síntomas emocionales comunes y los estados mentales resultantes de aquellos que están deprimidos:

Tristeza: ¡Me siento fatal!

La depresión se caracteriza comúnmente por una profunda tristeza. La “tristeza” parece venir lentamente y trae consigo un espíritu de pesadez. El llanto y la melancolía son comunes entre aquellos que están en un tiempo de depresión.

Desesperanza: ¡No hay esperanza!

La desesperanza es la ausencia de esperanza. La desesperanza no ve la luz al final del túnel, ninguna esperanza al final del día, y no tiene respuestas para la interminable ronda de preguntas que afectan la mente de los deprimidos. Tres veces el salmista exclamó: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío” (Salmo 42:6,11; 43:5).

Irritabilidad y baja tolerancia a la frustración: ¡Ya estoy harto de ti!

Las personas deprimidas tienen muy poca tolerancia emocional. Las cosas pequeñas los irritan, y se frustran fácilmente. Tienen un bajo nivel de tolerancia para las presiones de la vida.

Aislarse y retraerse: ¡Me voy a mi habitación!

Las personas que sufren de depresión se alejan de los demás. Se sienten avergonzados de estar con la gente cuando ellos mismos se sienten tan abajo. No quieren ser aguafiestas en el grupo y arrastrar a los demás por su depresión. Aunque algunos pueden pensar que el aislamiento es una solución viable a corto plazo, evitar a los demás a menudo se añade a la espiral descendente de la depresión.

Patrones de pensamiento negativos: ¡Nada está funcionando bien y soy un fracaso!

Las personas deprimidas suelen tener una visión negativa de sí mismos, de sus circunstancias actuales y del futuro.

Pensamientos suicidas: ¡Todo el mundo estaría mejor si me muriera!

La tristeza, el aislamiento, la pérdida de energía, las relaciones tensas y los problemas físicos contaminan la perspectiva de uno mismo y del futuro. Creyéndose impotentes y sin esperanza, muchos comienzan a pensar en el suicidio como única salida. Es la tercera causa de suicidio entre adolescentes y la novena para adultos.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 16, 2014. Síntomas Físicos de la Depresión

Nivel de Energía: Es que no tengo ganas de hacer nada.

La falta de energía, fatiga excesiva y cansancio incesante son las características de la melancolía. Caminar, hablar, limpiar la casa, prepararse para el trabajo, o hacer un proyecto puede tomar un tiempo considerablemente más largo que lo usual. El bajo nivel de energía y bajo interés en desarrollar actividades afecta el desempeño laboral. Los que tienen depresión severa no se visten, y, o bien se quedan en la cama, o se la pasan en la casa.

Alteraciones del sueño: ¡No dormí anoche otra vez!

Tener problemas para dormir es uno de los síntomas más comunes de la depresión. Aunque algunas personas sienten ganas de dormir todo el tiempo, es más común oír hablar de insomnio. El insomnio inicial (insomnio inicial del sueño) es la dificultad para conciliar el sueño, que es más común en aquellos que padecen trastornos de ansiedad. La depresión se asocia más comúnmente con el insomnio terminal. Se duermen de puro cansancio, pero luego se despiertan y no pueden volver a dormir. La incapacidad para dormir contribuye a la espiral descendente de depresión y deja al que la padece con menos energía para el día siguiente.

Nivel de actividad: ¡Para qué molestarse!

La depresión se acompaña de una disminución en la participación de actividades significativas, de una falta de interés por la vida y de compromiso para seguir adelante. A muchos les resulta difícil orar porque Dios parece ser una figura distante.

La falta de deseo sexual: ¡No esta noche!

Junto con la pérdida de deseo sexual están el deseo de aislarse, los sentimientos de inutilidad, la crítica de la apariencia de uno mismo, la pérdida de espontaneidad, y la apatía. El estado emocional de la depresión suele crear problemas en las relaciones, lo que obviamente restringe aún más el deseo de tener intimidad.

Queja somática: ¡Me duele todo!

Muchas personas deprimidas reportan dolores físicos tales como dolores de cabeza, dolor de estómago y dolor en la espalda baja, los cuales pueden ser severos. En un estado de depresión David escribió, “Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, ando enlutado todo el día. Porque mis lomos están llenos de ardor, y nada hay sano en mi carne” (Salmo 38:6-7).

Pérdida de apetito: ¡No tengo hambre!

La depresión es a menudo acompañada por una disminución en el apetito. Sin embargo, el 20% de los casos buscan consuelo en la comida.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 15, 2014. Melancolía

Me levanto cada mañana sin ningún sentido de esperanza, y no tengo suficiente energía ni para salir de la cama. Los pensamientos negativos invaden mi mente, y estoy emocionalmente agotado todo el tiempo. Puedo tener algunos buenos momentos, pero nunca duran. Ni siquiera puedo reunir suficiente energía para pensar correctamente. La más leve irritación pone en marcha una nueva desesperanza. Otro reporte malo y ya no podré tolerarlo más. Ya no puedo soportarlo. Ya no tengo la fuerza ni la voluntad de luchar. Sólo quiero hacerme un ovillo y morir. Parece ser la única salida y mi familia estaría mejor si lo hiciera.

Tales son los pensamientos negativos, repetitivos y opresivos de la melancólica. Ya es bastante malo padecer tal sufrimiento, pero soportar las miradas, el rechazo, o las supuestas frases piadosas de aquellos que no entienden, es añadir insulto a la herida. Determinar las causas y curas de la depresión presentan un desafío porque los síntomas revelan que toda la persona se ve afectada; cuerpo, alma y espíritu. Sabemos que muchas personas están físicamente enfermas por razones psicosomáticas. También sabemos que muchas personas físicamente enfermas sufren emocionalmente. Recibo tantas preguntas sobre la depresión que pensé que lo mejor sería pasar un par de semanas discutiendo sobre este “resfriado común de las enfermedades mentales”.

Se dice que David amaba a Dios de todo corazón, sin embargo, sus numerosos episodios de depresión se registran a lo largo de los Salmos. Martin Lutero luchó contra la depresión la mayor parte de su vida. Abraham Lincoln dijo: “Soy el hombre más miserable que vive. Si lo que siento se distribuyera por igual a toda la humanidad, no habría una cara alegre en la tierra”. Los amigos de Abraham Lincoln dijeron: “Era un hombre de aspecto triste; su melancolía escurría de él mientras caminaba”, y “Estaba tan lleno de depresión mental que nunca se atrevió a llevar un cuchillo en el bolsillo”. Sir Winston Churchill, el Primer Ministro de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial, se refirió a su depresión recurrente como el Perro Negro. Un biógrafo anotó, “Tenía un enemigo digno de la expresión (perro negro), un tirano sin lugar a dudas cuya destrucción lo ocupaba completamente y lo vigorizaba totalmente año tras año”.

No es ninguna vergüenza sentirse deprimido, ya que es parte inevitable de nuestro proceso de maduración. Seamos realistas, vivir en este mundo caído puede ser deprimente. Aproximadamente 18 millones de personas en Estados Unidos (alrededor del 10% de todos los adultos) sufren de depresión al año, según el Instituto Nacional de Salud. Sólo una tercera parte de esas personas buscará tratamiento para su depresión. Sesenta y cinco por ciento de la población femenina tendrá al menos un episodio clínico de depresión antes de cumplir setenta años. Lo mismo sufrirá el cuarenta por ciento de la población masculina. ¿Por qué las mujeres sufren más que los hombres? ¡Las mujeres quieren pensar que tiene algo que ver con quien se está viviendo, y los hombres piensan que tiene algo que ver con la menopausia! Dios piensa que es un problema holístico que requiere una respuesta holística.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 12, 2014. Testigo Inflexible

El gran reto en esta vida consiste en no perder el dominio propio bajo presión. ¿Podemos mantener nuestra posición en Cristo sin ceder a la carne? En mis primeros años de ministerio me pidieron que enseñara en la clase de mayor número de asistentes de la escuela dominical en nuestra iglesia. El maestro anterior era refinado y muy querido, pero tuvo una falla moral y lo hicieron a un lado sin hacer mucho ruido. El primer domingo que enseñé la clase, di una introducción al mensaje y estaba a punto de hacer la transición cuando un hombre dijo: “¡Esa es una introducción tonta!”, Le pregunté, “¿En qué sentido cree usted que es tonta?”. Dio marcha atrás y seguí con la lección. ¡No fue un buen comienzo!

Presintiendo que algo más estaba detrás de ese comentario, toqué a su casa la noche siguiente. Tengo una regla de 48 horas que trato de guardar. Si tengo la sensación de que algo está mal en mi relación con otra persona, trato de no dejar pasar 48 horas sin abordar el problema. Definitivamente estaba sorprendido de verme ir hasta su casa. Me invitó a pasar, y no perdí tiempo. Le pregunté si había algo malo en nuestra relación, y le pregunté cómo podía mejorarla. Tartamudeó un poco y reconoció que fue demasiado rápido en decir lo que pensaba. Tuve la tentación de compartir con él Proverbios 18:2, pero si lo hiciera, ¡entonces estaría actuando de la misma manera!

En realidad, fue un muy buen comienzo. Validé mi ministerio por no desmoronarse bajo la presión. El grupo me pidió que fuera su orador en un retiro espiritual tres meses después. Una pareja me felicitó por no desmoronarse el primer día. No les dije que mi carne estaba lista para desmoronarse.

Estaba yo llevando a cabo una conferencia en Nebraska cuando me enteré que un predicador muy legalista estaba hablando mal de mí, ¡y me llamó el hombre más peligroso de Estados Unidos! El pastor de la iglesia anfitriona me preguntó si aceptaría reunirme con los pastores locales que querían algunas respuestas. El predicador crítico envió un abogado a la reunión, el cual me dijo muchas cosas durante más de una hora. Tres pastores vinieron después y me dijeron: “Aprendimos mucho de lo que compartió, pero lo que más nos impresionó fue la forma en que fue capaz de estar de pie contra el asedio constante”. Les dije que no iba a permitir que ese hombre determinara quien soy. ¡No les dije lo que mi carne quería hacer!

Si vamos a mantenernos firmes por causa de la justicia, no podemos violar el fruto del Espíritu. Perdemos el debate y destruimos nuestro testimonio cuando recurrimos a los patrones de la carne. Estoy inequívocamente a favor de la vida, pero cuando no se puede diferenciar a los que están a favor del aborto de los defensores de la vida, a menos que leamos sus letreros, es el momento de detener la protesta. Habrían logrado mucho más si se hubieran sentado en silencio a orar.

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 11, 2014

Pregunta de una amiga por Facebook:

Soy maestra de jardín de infantes y recientemente recibí a Cristo. Hay una cosa que realmente me molesta. Lo que no entiendo es cómo pueden la psicología y la teología mezclarse. Quiero estudiar educación, pero la situación económica está difícil, además, hay tanto ocultismo en el sistema educativo, ¡especialmente con los niños!

Por definición, la psicología es el estudio del alma, lo cual es totalmente compatible con la teología, que es el estudio de Dios. Lo que no se mezcla es la psicología secular y la revelación divina. Siempre ha habido tensión entre la educación laica y la educación cristiana, y la brecha se está ensanchando. La creación versus la evolución ha sido de lo más polémico, pero hay otras cuestiones que a mí me parecen más importantes.

Cuando estaba estudiando mi primer doctorado en la Universidad de Pepperdine cursé una materia intitulada “Futuros”. Tenía alguna semejanza con el cristianismo en el nivel de pregrado, pero prácticamente ninguna en el nivel de posgrado. La materia no tenía nada que ver con la profecía. Se trataba de pronóstico empresarial. La mayoría de los estudiantes estaban en la educación pública y cada estudiante tenía que hacer una presentación. Uno de los estudiantes era director de una escuela primaria en el distrito escolar de Los Ángeles, y su presentación fue sobre telepatía, proyección astral, etc. Eso fue en 1981, antes de que el movimiento de la Nueva Era se convirtiera en una obsesión pública. Observé con asombro cómo la presentación cautivó a todos los demás estudiantes. La atracción por el conocimiento y el poder todavía seduce a los ingenuos.

Cuando las preguntas cesaron, le pregunté: “Mientras usted estaba investigando para hacer esta presentación, ¿se preguntó usted si era bueno o malo?”. Dijo, “No, no estoy interesado en eso”. Le dije: “Creo que debería estarlo, porque nada de lo que ha compartido es nuevo. Tales prácticas se registran en la historia bíblica temprana y están estrictamente prohibidas por Dios”. El maestro pensó que era un buen momento para terminar la clase. El presentador nunca me habló de nuevo, pero yo estaba rodeado por los otros estudiantes que me preguntaban sobre la moralidad de estas prácticas. Todo lo que tiene que hacer es cambiar el nombre de mediador a canalizador, demonio por espíritu guía y un público crédulo lo comprará.

Estoy preocupado por los estudiantes cristianos en las universidades seculares que no están bien fundamentados en su fe. Estoy igualmente preocupado de que los profesores liberales no están siendo confrontados. Se supone que debemos ser la sal de la tierra y la luz del mundo (Mateo 5:13,14).

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.

Septiembre 10, 2014. En el Mundo Sin Ser del Mundo

Todavía no he abordado plenamente la pregunta planteada al comienzo de la semana. El buen hombre quería saber si está bien hallar “alegría” en los eventos deportivos, los lugares de entretenimiento y en las conversaciones que surgen sobre tales asuntos. Sin duda disfruto un buen partido de fútbol y ver programas como “América tiene talento”. Me impresiona el talento que algunas de estas personas muestran. Aprecio el tiempo que han dedicado para desarrollar sus talentos, y agradezco que lo hayan compartido con los demás. Lo que no me gusta es la arrogancia mostrada por algunos que no se dan cuenta de donde les vinieron los talentos en su vida. Pablo plantea dos cuestiones relativas a estos asuntos.

En primer lugar, dice, “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna” (1 Corintios 6:12). Cuando yo era ingeniero aeroespacial, pertenecía a un club de bridge (un juego de baraja) en el trabajo. Cada mediodía jugaba al bridge durante una hora. El viernes podía decir de memoria casi todas las manos que se habían repartido el lunes. Discutíamos cómo se había jugado cada mano, durante los descansos. No hay nada de malo en jugar al bridge, pero tuve que dejar de jugar el juego, porque me estaba dominando. Probablemente tengo la suficiente madurez ahora para disfrutar del juego sin que me domine. Posdata: Confieso que sigo leyendo la columna del bridge en el periódico casi todos los días.

En segundo lugar, Pablo escribió: “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica” (1 Corintios 10:23). Parece como que está repitiendo lo que dijo, pero está planteando otra cuestión. ¿Es edificante esta conversación, este juego, esta obra de teatro, esta película, este musical, o esta actividad? Si no lo es, cortésmente deje la actividad o aléjese de ella. Entre estas dos cuestiones Pablo escribió, “Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número” (1 Corintios 9:19). Pablo había aprendido a restringir su libertad para ganar el hermano más débil. Vivimos en este mundo caído, pero no somos del mundo. Este mundo no determina lo que somos, ni debemos permitir que otras personas lo hagan. ¡Esta verdad nos hace libres para ser la persona para la que fuimos creados por Dios, y nos permite disfrutar de Su presencia al tiempo que apreciamos las relaciones sanas, el talento de los buenos deportistas, a los artistas, músicos, y sobre todo a los buenos cocineros, si podemos aprender a comer con moderación!

Dr. Neil
Traducción: William Gallardo. Ministerio de Libertad en Cristo en México.